Poemaria

Home POEMANÍA Ramas

Ramas

E-mail Print PDF



Los muertos no quieren
ni fragancias, ni llantos, ni largas miradas.
Se buscan así mismos
en las arboledas
y miran sin ojos una estrella profunda.

Los muertos no recuerdan
ni cantan, ni sueñan.
Solo estiran sus ramas entre la tierra ácida
envueltos por el deseo de un consuelo y una razón.

Se anudan al silencio en racimos
y parecen las cuentas de un collar.
No saben sus nombres.
No saben sus apellidos.
No ansían ser ni pensados, ni amados.

Los muertos se acercan lentamente
y a veces…Solo a veces
rasgan los límites del mundo
y toman de nuestra soledad real e inmensa
un sorbo de vida acumulada...©

 

 

  Volver