Poemaria

Home POEMANÍA NO a las Guerras

NO a las Guerras

E-mail Print PDF

 

Y la niña miró a la luna,

Y vio que era luna llena,

Y un cielo de estrellas plagado,

Y pensó  ¡cuánta belleza!.

 

Y la niña miró a la tierra,

Y vio mantos de arena,

Y vio ríos y mares,

Y vio todas las selvas,

Y vio a los animales,

Que por ella se pasean.

 

Y vio a los hombres,

Y la niña tuvo pena,

Viendo como se matan,

Haciendo la guerra,

Viendo como se destruía,

A la madre naturaleza.

 

Y la niña miró sus manos,

Manchadas de sangre fresca,

Y vio que estaba a su lado,

A su madre que yacía muerta,

Y la niña miró a la luna,

Y despreció su vida en la tierra.

 

Como es posible que exista,

Tanto horror y tanta belleza,

Por qué se empeña el hombre,

En vivir en la miseria.

 

Por qué no podemos vivir juntos,

Todos en armonía,

Como en el cielo las estrellas,

Por qué el hombre se empeña,

En matar,

Y en hacer la guerra.

 

Y la niña mira a su madre,

Ya no puede llorar,

Ni una lágrima le queda,

Es un dolor que la invade,

Que ni respirar la deja.

 

El hombre la ha dejado sola,

El hombre la dejó huérfana,

Y la niña mira a la luna,

Sabe una oración y la reza...

Quiere la paz en el mundo,

Que no haya en el mundo más guerras,

Que las armas se queden mudas,

Que ninguna otra madre muera.

 

  Volver