Poemaria

Home POEMALOGÍA Lorca y la música

Lorca y la música

E-mail Print PDF

Federico García Lorca, el poeta de la imagen, el más brillante dominando la palabra y la metáfora, es también el poeta de la música. Son muchas las conexiones con la música en este autor amante el flamenco, amado hoy por el flamenco.

Julie Domenget y Mathieu Menossi relatan que Federico Garcia Lorca vivió durante su infancia, en Fuente Vaquero, rodeado por la música en la casa familiar... Se oía a través del gramófono las canciones de la vida rural andaluza, canciones que a continuación le enseñaba su madre, mientras su tío Luis García tocaba el piano. Su primer libro lo dedicó a su profesor de música: Antonio Segura.

Cuando el joven poeta, a partir del 21, aprende a tocar la guitarra, escribe que el flamenco es la más gigantesca creación española. Unos años después se aleja de la música popular para aproximarse a la música clásica. Más adelante, su profunda amistad con el guitarrista Manuel de Falla motiva en el novel poeta el retorno hacia la música popular, la investigación del folklore musical andaluz y su arte más arcaico: el cante jondo. Garcia Lorca estudia todo lo que se ha escrito sobre el folklore descubriendo y solicitando que el flamenco sea pieza fundamental de la idiosincrasia española. Su pasión por el flamenco le impulsa a ser le promotor del primer concurso de Cante Jondo de Granada. Da conferencias explicando las raíces de este arte. En el 1400 cuando unas tribus gitanas abandonaran la India y algunas de sus componentes llegan a Andalucía, mezclan sus peculiaridades con la de los gitanos andaluces. García Lorca, embriagado por esta música antigua y profana decide decantar de ella su carácter segregado y darle de nuevo su perfil ecuménico y redentor. A partir del 24 escribe el poema del Canto Jondo que más tarde se titulará: El Romancero Gitano. El Romancero Gitano es la muestra más perfecta del renacer de la cultura popular, del arte puro y espontáneo. Rescata el poeta del flamenco el movimiento que integra a su propia obra. García Lorca fue el poeta que glorificó el duende, el transe y el éxtasis ( Ginesa Ortega ), el enamorado de la cultura popular "poeta del canto íntimo y de la tragedia inmensa ( G. Pillemet) Jean Cassou escribió: " Tocar a Lorca fue injuriar a la vid y al olivo, el clavel y el jazmín, pegar la muerte, la luna, el mar, echar el desafío más insolente a estas pasiones que el pueblo lleva consigo".

  Volver