Poemaria

Home POEMALIA Obras Completas en verso hasta acá

Obras Completas en verso hasta acá

E-mail

imagen portada Obras Completas En verso hasta acáSi la poesía y la narrativa respondieran a parámetros equivalentes, yo propondría este subtítulo para las OC de Rolando: novela de iniciación.

Es que, precisamente, y en tanto relato, se han puesto en marcha fragmentos de una historia personal, se ha establecido un diálogo con padres, novias, abuela, maestras, se han recorrido los espacios y las modas que cifraron un aprendizaje y una pertenencia adolescente. Pero el tema excluyente es el de las relaciones humanas.

¿Cuánto de seducción habrá en esta escritura? Por lo pronto, no la habitual, no la conocida y devaluada; y, desde luego, no parece casual la insistencia de su autor por licuar cualquier mirada complaciente. Dentro de un esquema donde el chiste, la ocurrencia y lo caricaturesco se despliegan con desigual fortuna, y más allá de los procedimientos que, consciente o inconscientemente, Revagliatti hubiere incorporado, una sombra deseada sobrevuela sus textos: la del lector estupefacto. ("Un globo ocular estupefacto", así concluye uno de los poemas, pág. 17)

(...) Mediante la vena amatoria, Revagliatti ensancha su registro desde lo que podríamos llamar su orilla más convencional hasta su ampulosidad más fervorosa. Subordinado al discurso coloquial (peripecial y/o lúdico) el tema del amor frecuenta su poesía, particularmente en las secciones "El fotógrafo cargado" y "Espasmitos espantosos": 
"Como": Qué bueno que el amor/ se imponga en el poema/ qué bueno que qué bueno/ yo te poemo como te amo/ te poamo (pág. 84). 
"¿Tropezón?" (estrofa final): No me embauqués/ cuando no sea tu propósito hacerlo/ desprestigiáme de a poco/ ante mí/ prestigiáme de golpe/ tropezáte conmigo una vez/ que después siempre (pág.87).

"Obras completas en verso hasta acá" es un magnífico ejemplo de su forma de entender la poesía. En el poemario abunda "el sarcasmo, la ironía, el humor falsamente ingenuo, la burla, el trastocamiento... ES una atrevida apuesta literaria que huye del "espectro de la mediocridad, de la perduración en la repetición y del conformismo del gimoteo". Revagliatti prefiere desplegar el tránsito de los personajes de sus textos por las pasarelas de sus vidas, más que presentar las anécdotas que pueblan las mismas. El poemario está constituido por 4 secciones, a saber: "Los papás queman", "El fotógrafo cargado", "Espasmitos espantosos" y "El cirujano poetón".

En "Los papás queman" se perfila una época (los '50 y '60), las tiendas Harrod's y su descripción enumerativa, los paseos familiares, las preferencias infanto-juveniles, la consolidación de la sexualidad (complejo de Edipo mediante, ineludible), las posibilidades de nombrar la nostalgia (con no poca crudeza). El título de este capítulo, codificado por mi burdo intento de dilucidación personal, sería: "Los papás cogen".

Pero hay joyitas como esta:
Diana Dors/ acerca sus tetas de nácar/ a mi sopa/ ¡Yeeeeeah!... Diana (pág.18). 

"El fotógrafo cargado" alude a un extraño personaje en el poema inicial e inmediatamente comienzan a aparecer los nombres de unas señoritas de linaje vario. Ahh, las pasarelas del ojo poético..., niñas: esplendorosas como Constanza, inconsecuentes como Ana, instantáneas como Nora, anheladas como Eliana M. Cada una con su estereotipo, configuradas por un decir que las vive y reinventa.

...toda que es toda/ que si usted no la ama ni la deja/ 
es que ni la critica/ es que ni es/ usted/ 
y ella sí/ ella es toda. 
(fragmento de "Constanza", pág. 36)

De "Espasmitos espantosos" habíamos adelantado algo. En este bloque de hacer el amor se trata. (El yo poético, fuertemente presentificado, no iba a perderse tamaña oportunidad, esa "graaan aventura", como reza uno de los poemas.) 

Transcribo una curiosidad gramatical donde con eficacia se enlazan 6 verbos consecutivos:
...me toca saludarte/ emocionarte/ dejarte haciendo que te vayas.

La serie "El cirujano poetón" que cierra el volumen, a diferencia de las anteriores, ofrece una diversidad temática. Destaco especialmente "La musa merodeadora" y "A la nostalgia", poemas donde lo poético logra una fuerte impronta existencial.

Otros textos apuntan a desestructurar el sentido con un trabajo directo sobre el lenguaje tal como se ve en "La dexyuprilora" y "Cirú". El extenso y arrollador poema surrealista "Mil novecientas ochenta y cuatro" responde a esta última propuesta.

José Emilio Tallarico.
Epílogo de "obras completas..."

(Texto adaptado por Adrián Arza)

 

Descargar poemario en PDF  descargar pdf

  Volver